Amoladoras angulares

Mostrando todos los resultados 5

 


Las mejores amoladoras del mercado

Una herramienta fundamental para tener en casa es la amoladora, la cual puede simplificar enormemente ciertos procesos y trabajos que requieren de precisión, potencia y ergonomía. Existen muchos modelos de amoladoras en el mercado, por lo que, elegir la indicada, puede ser un reto.

La calidad de pulido, corte y desbaste que pueden proporcionar algunas de estos dispositivos, te dará la oportunidad de reducir el esfuerzo y disfrutar de alta potencia, buen agarre y discos de alta cama para amolar rápidamente.

Black & Decker

La amoladora Black+Decker KG115-QS no sólo garantiza un agarre firme y estable, sino que, también proporciona una seguridad absoluta al momento de amolar tus accesorios.

Esta amoladora Black+Decker cuenta con discos de alto rendimiento que proporcionan un corte preciso y limpio, permitiéndote amolar en el menor tiempo y disminuyendo enormemente el esfuerzo que empleas a la hora de realizar trabajos pesados.

Es un dispositivo de tamaño mediano, el cual se acopla fácilmente a la mano garantizando un agarre estable. Viene conminada en color gris y naranja, luciendo atractiva y muy llamativa.

Sus materiales son resistentes, robustos y muy ligeros, lo que hacen de este dispositivo una excelente opción para realizar trabajos pesados en casa y evitar lesiones ya que cuenta con un esquema muy seguro.

Gracias a su empuñadura auxiliar de dos posiciones, permite un agarre mucho más firme en todo momento. Opera con mucha facilidad, ya que, gracias a su cable de 2 m de longitud permite una buena maniobrabilidad. El diámetro de su disco está preparado para las tareas más extremas.

Bosch

Presentada con un aspecto compacto, agarre firme y una maniobrabilidad absoluta, la amoladora profesional Bosch se convertirá en tu herramienta de confianza a la hora de realizar trabajos pesados, ya sea en casa o en tu taller. No sólo es robusta y resistente, sino que, aparte ofrecer buen equilibrio y estabilidad, permite que su motor de alta potencia realice los trabajos más limpios y con acabados de primera a un precio muy bajo.

Los fabricantes de Bosch han desarrollado una tecnología de punta, lo cual permite una buena experiencia gracias a su cabezal que no recalienta y permite una excelente maniobrabilidad gracias a su cable de larga longitud.

Cuenta con un disco de diámetro de 125 mm, siendo ideal para profesionales y aficionados, pues es muy fácil de utilizar.
Viene combinada en negro, azul y plata, siendo muy ligera, ergonómica y muy confiableSe acopla perfectamente a los estándares de seguridad, por lo que, podrás confiar tus trabajos más importantes a un dispositivo como este.

¿Qué debes tener en cuenta antes de comprar una amoladora?

1. Ergonomía

Al momento de trabajar con una amoladora profesional, es necesario tener un agarre y soporte lo suficientemente sólido para evitar que las manos se resbalen o se generen accidentes.

Estos dispositivos deben contar con empuñaduras económicas que se adapten perfectamente a la mano y provean una fácil manipulación mientras se opera de forma continua con este dispositivo. Un agarre confortable y firme define una ergonomía de primera, generando mejor rendimiento y menor agotamiento.

2. Potencia

La cantidad de revoluciones por minuto, la potencia y la velocidad de corte durante los giros, define a una amoladora práctica para realizar trabajos específicos.

Conocer el voltaje que utiliza este dispositivo será de gran ventaja al momento de seleccionar el modelo que se ajuste perfectamente a tus exigencias. Pueden variar en potencia, por lo que, al encontrar la medida en W o Vatios, podrás determinar si este dispositivo puede afrontar las tareas para las cuales has pensado hacerte con una de ellas.

3. Discos

Es importante tomar en cuenta el tipo de disco que utiliza, ya que, esto es determinante a la hora de escoger el modelo preciso para una tarea en particular.

El diámetro de los discos puede variar según el modelo y el tipo de amoladora, por lo que, tomar en cuenta esta característica y verificar el diámetro y tipo de disco a utilizar, te garantizará una mejor experiencia a la hora de hacer un reemplazo. Durante el uso constante, los discos pueden sufrir desgaste en el filo, lo que te obligará a sustituirlos.

4. Peso

Antes de comprar la amoladora equivocada, debes verificar que el peso sea manejable para ti, ya que, al utilizar el dispositivo, necesitarás tener buen soporte y ergonomía al momento de sostenerlo entre tus manos.

Según el tipo de amoladora, utilizar dispositivos de peso excesivo podría generar mayor agotamiento y disminuir la calidad del rendimiento a la hora de realizar el esfuerzo físico. Las esmeriladoras fáciles de manipular, garantizan una mejor maniobrabilidad a la hora de utilizarlas.

5. Medidas

Tanto las medidas del disco como la de su empuñadura y cuerpo son determinantes a la hora de manipular un dispositivo de alto rendimiento como este.

Suelen tener un tamaño estándar que permite buena manipulación y ergonomía, pero, al haber múltiples modelos destinados a diferentes objetivos, es necesario que verifiques que las medidas son las correctas y que se adaptan a tu contextura y peso. Esto te permitirá manipular la amoladora de manera eficaz, evitando percances o lesiones.

Tipos de ​​máquinas para amolar

Existen varios tipos de amoladoras, los cuales son usados en diferentes actividades dependiendo de tres características fundamentales: potencia, tamaño y diámetro de los discos. A continuación, te los nombraremos:

Amoladora portátil:

Este tipo de amoladora son las más comunes del mercado y las más fáciles de encontrar.

Si eres un profesional o un aficionado con experiencia, esta es la amoladora más recomendada para ti.

Se utiliza especialmente para pulir superficies de gran extensión, asi como para cortar piezas de gran tamaño, ya que usan discos grandes, superiores a 20 centímetros de diámetro.

Miniamoladora:

Si tu pasión es el bricolaje, te gusta la realización de tareas y trabajos pequeños en casa, pero no tienes gran experiencia, te recomendamos este tipo de amoladoras.

Estas son más pequeñas que las anteriores y mucho más fácil de maniobrar. Su diámetro de 12 o 13 centímetros funciona perfectamente para trabajar con piezas de dimensiones reducidas, por lo que son excelentes para trabajos que demandan precisión, como decapar metales o madera, pulir, cortar cerámica, entre otros.

Sin embargo, si tienes que cortar un material muy duro o trabajar en superficies de mayor tamaño, esta miniamoladora no bastará.

Amoladora de Banco o sobremesa:

Si tienes un taller profesional o trabajas con materiales pesados y gruesos, la amoladora de banco te será muy útil.

Sus discos de muela son más gruesos que los de las amoladoras normales, de modo que son empleadas para pulir, devastar o dar forma a los diferentes materiales, así como cortar otros como la madera.

Cuenta con una característica principal y es que está diseñada para mantenerse fija en un solo lugar, siendo máquinas pesadas y poco portables. A diferencia de las amoladoras radiales en la que movemos la máquina y la pieza se queda fija, en este caso ejercemos la fuerza con el objeto que estamos manejando.

Amoladora tipo radial:

Estas máquinas se utilizan por lo general para cortar, pulir o lijar.

Son muy versátiles ya que con solo cambiar el disco y el ángulo en el que se utiliza podemos realizar distintos trabajos. También son bastante cómodas, dado que actualmente hay modelos pequeños que apenas ocupan espacio.

Otra característica que te puede animar a comprarla es la opción de algunos modelos que incluyen discos que puedes intercambiar con facilidad, posibilitando que podamos realizar variedad de tareas con poco esfuerzo y sin invertir grandes sumas de dinero.

Amoladora angular: 

Estas amoladoras se parecen a las radiales. Incluso, algunos expertos ni siquiera hacen distinciones entre una y otra.

La diferencia entre ambas está en la posición del disco: mientras las radiales lo tienen a los lados, el de las angulares se direcciona hacia abajo. Estos aparatos son perfectos si deseas hacer cortes angulares en paralelo a la línea del material porque integran un agarrador que te ayudará a controlar los movimientos.

Aunque en un principio son usadas para pulir metal, se pueden usar para otras actividades como quitar óxido y pintura, cortar cerámica, entre otros. De hecho, hay modelos versátiles que vienen equipados como cepillos de alambre, piedras abrasivas, y otro tipo de materiales que te pueden funcionar en una gran variedad de actividades.

Amoladora recta:

Es una especie de combinación entre las radiales y las de sobremesa o de muela.

Generalmente, son más pequeñas que las radiales. Se caracteriza porque la posición del disco no es horizontal, como las radiales, sino que está en paralelo con respecto al eje, aunque a diferencia de las muelas, estas son portátiles y no fijas.

Los discos de estas amoladoras son pequeños, lo que convierte en la herramienta ideal si trabajas con objetos pequeños como joyas y relojes y necesitas especial precisión. Para el uso perfecto de este instrumento, la calidad del trabajo tendrá mucho que ver con el pulso del que las maneje.